22/5/14

La niña adormecida

La mañana de san Juan
tres horas antes del día,
salime yo a pasear
por una huerta florida.

En medio de aquella huerta 
un alto ciprés había,
el tronco tenía de oro,
las ramas de plata fina.

A la sombra del ciprés
vide sentada una niña,
mata de pelo tiene
que todo el prado cubría,
con peine de oro en la mano
lo peinaba y lo tejía,
luego que lo hubo peinado
la niña se adormecía.

Ha bajado un ruiseñor
con alegre cantoría,
y posado se ha en su pecho
de la niña adormecida.

                     Romance anónimo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.