18/4/14

El elefante

E elefante delante
de su manada camina.
Cuatro patas siseantes
y la trompa entretenida.

Las orejas se le mueven
y, por su paso mecidas,
le abanican, con su ritmo
ladeado, la barbilla.

Los colmillos, con sus curvas,
cortan el aire y la brisa,
y, con su testuz de cuarzo,
abre en la selva autopistas.

Busca en las charcas con agua 
y, si no las ve, imagina
que se zambulle en un lago
que le sirve de piscina.

Todos los días se quita
el sudor de las costillas,
el polvo de rabo y patas
y el barro de las mejillas.

Come hojas de los árbolses,
tiene memoria arudita,
sabe contar hasta ocho
y multiplica deprisa. (...)

                             Jaime Siles

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.