22/1/14

Historia amorosa de monos y monas

Esto eran tres monos, hijos de una mona, que estaban muy tristes por no tener cola.
Su madre trataba de hacerles reír: daba volteretas igual que un delfín, brincaba y corría de aquí para allí, saltaba a la comba, tocaba el violín...
Pero los tres monos, hijos de la mona, seguían muy tristes por no tener cola.
Vinieron tres monas de selvas lejanas, pues eran hermanas.
Andaban muy tristes con sus largas colas: a ellas les gustaban las colitas cortas.
Su madre trataba de hacerles reír: daba volteretas igual que un delfín, brincaba y corría de aquí para allí, saltaba a la comba, tocaba el violín...
Pero estaban tristes aquellas monas porque les gustaban las colitas cortas.
Un día de verano los monos sin cola subidos a un árbol, vieron a las monas con sus caras tristes y sus largas colas.
Las monas bajaron a ver a los monos que no tenían cola y estaban solos.
Y se enamoraron las monas y los monos con solo mirarse a sus tristes ojos.
Para celebrarlo igual que el delfín, daban volteretas que no tenían fin, brincaban corriendo de aquí para allí, saltando a la comba, tocando el violín...
Cuando se agotaron de tanto trajín, hicieron las bodas, comieron perdiz y a mí no me dieron por no estar allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.