13/2/14

El Tragaldabas

Había una vez una abuela que vivía con sus tres nietas.
Un día, las niñas estaban tejiendo lana y, para que se diesen prisa, les dijo su abuela:
- Cuando acabéis vuestro trabajo, podéis bajar a la bodega a comer pan con miel.
La más pequeña de las tres acabó la primera y se fue a la bodega.
Cuando abrió la puerta el Tragaldabas, le cantó:
Hermana pequeña
quédate allí arriba.
Si sigues bajando,
te tragaré viva.
Pero la niña no hizo caso y entró en la bodega. El Tragaldabas, que estaba escondido detrás de la puerta, se la tragó.
Un poco más tarde, la hermana mediana acabó su trabajo y la abuela le dijo:
- Vete a la bodega a comer pan con miel.
Y cuando iba a entrar, cantó el Tragaldabas:
Hermana mediana
quédate allí arriba.
Si sigues bajando,
te tragaré viva.
Pero tampoco ella le hizo caso y entró en la bodega, y el Tragaldabas se la tragó.
Cuando la mayor terminó su trabajo, la abuela le dijo que fuese con sus hermanas antes de que se lo comiesen todo. 
Al oírla acercarse, el Tragaldabas cantó:
Hermana mayor
quédate allí arriba.
Si sigues bajando,
te tragaré viva.
La niña no hizo caso y nada más entrar en la bodega se la tragó.
Como las niñas tardaban mucho, la abuela se asomó a la bodega y vio al Tragaldabas.
Entonces salió llorando a la calle y vino una avispa y le preguntó:
- ¿ Por qué lloras, abuela ?
- Porque mis tres nietecitas han bajado a la bodega a comer pan con miel y el Tragaldabas se las ha tragado vivas - contestó la abuela.
Entonces la avispa le dijo:
- No te preocupes. Yo te las traeré.
Bajó volando a la bodega y empezó a darle picotazos al Tragaldabas hasta que este abrió la boca. Por allí salieron vivas las tres hermanas, que se quedaron con su abuela felices y contentas mientras el Tragaldabas corría y corría hasta perderse de vista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.