22/3/16

El circo de Berta y Pablo

Berta y Pablo son hermanos. Berta tiene cinco años y Pablo siete. Un día su tío Andrés les llevó al circo, y allí vieron a los payasos, que jugaban con una pelota más grande que ellos. Más lejos estaba el domador, que hacía que los leones pasasen por un aro lleno de fuego. Los trapecistas, que saltaban dando volteretas en el aire y llegaban justo a tiempo de engancharse a las manos de su compañero que colgaba por las piernas del trapecio.
También vieron a las amazonas, que cabalgaban sobre varios caballos, se ponían de pie sobre sus lomos y saltaban de uno a otro mientras estos daban vueltas en la pista.
Berta salió al escenario durante la actuación del mago de la chistera de colores. Ella y otro voluntario ayudaron a sujetar un pañuelo detrás del que apareció una bandada de palomas. Cuando la niña volvió junto a su hermano, le dijo que sabía cómo había hecho el truco. Pablo no la creyó.
Desde entonces, Pablo y Berta han montado un circo en su casa. De vez en cuando, invitan a algunos de sus amigos a ver los números que preparan y que han ensayado durante varios días. Para ello, cuentan con la colaboración de su perro, Benito, y del hámster de Berta, Peluso, un ratón que vive en la jaula que le compraron después de que se comiera varias cajas de cartón que antes le sirvieron de casa.
El número que más gusta es el del salto del perro Berta sujeta a Benito mientras Pablo pone una galleta en el suelo al otro lado de la habitación. Después, se coloca en medio del cuarto con un aro en la mano y ordena al perro que pase por él y coja la galleta. No siempre sucede así, aunque Benito consigue hacerlo bien cada vez más a menudo.
Con una gorra de visera grande, Pablo intenta, y casi nunca lo consigue, hacer aparecer a Peluso. Se mete al hámster por la manga del jersey, coloca un pañuelo sobre la gorra y la agarra por la visera. Después sacude el brazo, pero Peluso, en lugar de salir por la manga y caer dentro de la gorra, aparece por cualquier lado. Pablo se enfada con Berta y le dice que su ratón es tonto, Berta se ríe y le contesta que él es un mal mago y todos los amigos aplauden al final de la representación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.