23/3/16

Una aventura de Simbad


Hace muchos años, tantos que casi no puedo acordarme, vivió un célebre marino llamado Simbad. A Simbad le gustaba mucho viajar. Viajaba continuamente, visitando países lejanos y misteriosos. Conocía lugares a los que nadie más que él había llegado.
En uno de esos viajes, regresaba con el barco cargado de mercancías. Estaba en la proa de la embarcación mirando el mar, cuando vio a lo lejos una pequeña isla que no aparecía en ningún mapa. Quiso explorarla y mandó a sus marineros que le prepararan una barca pequeña. Remando con fuerza, se acercó a ella.
Cuando bajó y creyó pisar tierra firme, la isla se movió. Entonces, comprobó que aquello no era una isla, sino una enorme ballena. La ballena dio un tremendo coletazo y el marinero cayó al mar. El coletazo también había roto la barca.
Observó que su navío estaba cada vez más lejos. Simbad nadó tras él, pero no pudo alcanzarlo. Siguió nadando y, al cabo de largas horas, llegó a una playa desierta. Agotado, se quedó dormido sobre la arena.
Un brusco movimiento le despertó. Con sorpresa, vio que volaba prisionero entre las garras de un enorme pajarraco.
El pájaro continuó volando sin soltar a su presa. Desde lo alto, Simbad divisó paisajes muy diferentes y hermosos: montañas enormes, valles verdes, desiertos amarillos... También sobrevoló ciudades muy grandes, e incluso llegó a ver los hielos permanentes que cubren los polos.
Simbad estaba maravillado. Sabía que la Tierra era extraordinaria, pero nunca había comprobado como en aquella ocasión.
Por fin, el enorme pájaro, cansado de colar, descendió a tierra. Con suavidad, depositó a Simbad en su nido. Aprovechando que el pájaro salió a buscar comida, el marino se escapó. y después de muchos días de agotadora marcha, llegó a un puerto donde le esperaban sus hombres con su barco.

1 comentario:

  1. Un bello cuento. Lo conté a mis sobrinos y se quedaron encantados.

    ResponderEliminar

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.