18/3/16

¿Por qué croan las ranas?


Todos los años cuando empieza la primavera, el anciano y sabio Búho cuenta a los animales del bosque alguna hermosa leyenda.
Cada año, la leyenda habla de algún animal de bosque. Este año les ha tocado el turno a las ranas.
-¿Sabéis por qué croan las ranas? -pregunta don Búho.
Hace muchísimos años, tantos que ni yo soy capaz de contarlos, existió una pequeña y verde ranita llamada Saltarina La ranita vivía en una charca en el centro del bosque, y desde hacía tiempo estaba muy enamorada de la Luna. Pero la Luna, lejana y fría en lo alto del cielo, no le hacía caso.
La ranita sufría con este amor imposible.
Cada vez que la Luna salía por la noche e iluminaba el bosque, Saltarina croaba con todas sus fuerzas intentando llamar su atención. Sin embargo, la Luna ni pestañeaba. Seguía brillando silenciosamente en el oscuro cielo.
Sus vecinas, las demás ranitas, sentían tanta lástima de Saltarina que croaban con ella.
Una noche de primavera, la redonda Luna empezó a subir la cuesta del cielo. Brillaba con todo su esplendor. El bosque se veía tan iluminado que parecía de día.
Saltarina la miraba y croaba llamándola, pero no recibía ninguna respuesta. Volvía a croar, pero solo el silencio le respondía. Por fin, la ranita bajó la cabeza con tristeza y miró la charca.
¡Oh, sorpresa! En el centro del agua se bañaba sonriente la hermosa Luna. Se mecía con el movimiento de las aguas, y parecía invitar a la ranita a bañarse con ella.
Saltarina, alegre, llamó a sus amigas.
Juntas se zambulleron en la charca formando un corro alrededor de la Luna.
Aquella fue la fiesta más maravillosa que Saltarina había vivido.
Por eso, desde entonces -concluyó don Búho-, cada vez que aparece la Luna en el cielo, todas las ranitas del mundo croan y croan pidiendo que baje a jugar con ellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.