10/6/14

Los cuatro amigos

Una vez, un muchacho llamado Pablo se fue a recorrer el mundo en busca de aventuras.
Caminado, caminando, llegó a la orilla de un río.
Cerca del río, vio a un hombre alto y fuerte como un roble, que se llamaba Fortachón.
Pablo, que no sabía nadar, le pidió ayuda y Fortachón cogió un tronco seco de un árbol y lo puso sobre el río como si fuera un puente.
Por él pasaron los dos y siguieron juntos el camino.
Al cabo de un rato, llegaron a un molino. No había viento, pero sus aspas se movían a gran velocidad.
Extrañados, miraron a su alrededor y vieron a una chica que soplaba para mover las aspas. Se llamaba Sopleta.
Y los tres juntos continuaron el camino.
Más adelante, pasó ante ellos un chico que saltaba con las piernas atadas.
-¿Por qué llevas las piernas atadas? -preguntaron.
Y él contestó:
-Soy tan rápido que si llevara las piernas sueltas no podría ver el paisaje. Por eso me llaman Velocín.
Y los cuatros se marcharon juntos.
Al día siguiente, llegaron a un pueblo que estaba en fiestas.
Se iba a celebrar una carrera. El vencedor se llevaría todas las monedas que pudiera acarrear en un saco.
Velocín participó y ganó.
Cogieron el saco más grande que encontraron y lo llenaron de monedas. Fortachón se lo echó al hombre con toda facilidad.
Pero la gente del pueblo no supo aceptar la derrota. Los persiguieron para quitarles el premio.
Entonces, Sopleta empezó a soplar y los enemigos volaron por los aires.
Y los cuatro amigos continuaron su camino tan felices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.