22/3/16

El gallo Kirico


En un hermoso valle había un pueblo. En el pueblo, una granja. En la granja, un corral. Y en el corral, un gallo muy presumido llamado Kirico.
Una mañana llegó al corral la paloma mensajera. Traía una invitación de boda para el gallo. Se casaba su tío Perico.
El gallo alisó sus plumas, enderezó su cresta, limpió su pico y emprendió el viaje camino de la boda.
No había dado más cinco pasos cuando en mitad del camino encontró una caca de vaca, y en mitad de la caca de vaca... ¡un hermoso grano de trigo!
-¿Pico o no pico? Si no pico, no como el granico, y si pico, me mancharé el pico y no podré ir a la boda de mi tío Perico.
por fin, Kirico picó y el pico se manchó. ¡Ya no era el invitado más elegante! 'Con el pico sucio no podía ir a la boda de su tío Perico! Entonces, el gallo pidió ayuda a la margarita.
-Margarita, ¿quieres limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío?
Pero la margarita contestó:
-No quiero.
Kirico pidió ayuda a la oveja:
-Oveja, cómete a la margarita que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
Y la oveja contestó:
-No quiero.
En vista de aquello, Kirico pidió ayuda al lobo.
-Lobo, cómete a la oveja que no quiere comerse la margarita, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
Y el hambriento lobo dijo:
-Ahora mismo me la zampo.
Al oírlo, la oveja dijo:
-No por favor, no, yo me comeré la margarita.
Y la margarita dijo:
-No por favor, no, yo le limpiaré el pico.
Y, de esta manera, el gallo Kirico se comió el granico y fue el invitado más elegante en la boda de su tío Perico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si haces un comentario procura que no sea anónimo espero te guste nuestro blog y que votes en Google Plus.
Gracias por tu visita.